Connect with us

Hi, what are you looking for?

InfoMOTOR

Qué tenés que hacer si tu auto sufrió daños por el temporal

Es una de las peores pesadillas que puede tener cualquier propietario de un vehículo: encontrar que su auto quedó destruido por un árbol o quedó total o parcialmente cubierto por el agua debido a las intensas y constantes lluvias que se vienen registrando desde el lunes en Buenos Aires y provincias aledañas.

Hay autos bajo el agua. (Foto: Leandro Heredia / TN)
Hay autos bajo el agua. (Foto: Leandro Heredia / TN)

¿Qué hay que hacer en esos casos y cuáles son las herramientas con las que cuenta el damnificado?

En el caso de un árbol o una inundación, lo más habitual es iniciar una demanda civil contra el municipio, pero lamentablemente es un proceso largo y tedioso y que no siempre se logra el resultado esperado.

La otra herramienta es, como era de esperarse, el seguro del vehículo, aunque en este punto es muy importante leer detalladamente la póliza –especialmente la letra chica- para saber con qué cobertura contamos y qué incluye, ya que de ello dependerá el pago o no de los daños.

Generalmente, quienes no cuenten con una cobertura contra todo riesgo, sólo tendrán contempladas la destrucción total, aunque sí suele cubrir la reposición de cristales.

Asimismo, hay compañías que agregan la cobertura por fenómenos climáticos como granizo, como un paquete opcional.

¿Cuáles son los tipos de seguros y que cobertura tengo con cada uno?

En cuanto a los tipos de seguro, existen cuatro tipos de coberturas: A, B, C y D.

  • Tipo A es el conocido habitualmente como de responsabilidad civil. Es el de más baja categoría y el mínimo que exige la ley para circular. Sólo cubre los daños provocados a terceros en accidentes de tránsito, por lo que no contempla al vehículo del asegurado.
  • El Tipo B corresponde a daños a terceros más pérdida total. Sobre la base del anterior agrega la pérdida total del vehículo por robo, incendio o destrucción total por accidente. Para ello, la unidad debe sufrir un daño mayor al 80% del valor del auto.
  • El de tipo C ampara daños a terceros y pérdida total o parcial, por lo que cubre daños parciales por incendio o robos, es decir que no es necesario alcanzar el porcentaje antes mencionado para la reposición de los daños. A partir de esta categoría puede incluir cristales, cerraduras, neumáticos o granizo, aunque siempre hay que leer minuciosamente la póliza ya que varía de acuerdo a cada compañía y al contrato firmado con el broker.
  • Tipo D o contra todo riesgo, que cubre todo tipo de daños que sufra el vehículo, sean totales o parciales. Eso sí, también suelen contar con franquicias, es decir, un monto de dinero que el asegurado debe asumir por cuenta propia para cubrir el costo de los daños.

Una última recomendación

En caso de inundaciones, se recomienda no intentar poner en marcha el vehículo hasta que no haya sido inspeccionado por un mecánico y constatado de que no haya ingresado agua por el filtro de aire hacia el interior del motor ya que en el caso de darle marcha, podría generar mayores daños.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO QUE TE PERDISTE