Connect with us

Hi, what are you looking for?

Politica

Arroyo confirmó que creció la cobertura alimentaria y llega a más de 11 millones de personas

Son 3 millones más que en marzo. El ministro reconoce que aumentó la pobreza y asegura que se fijan precios máximos para evitar sobreprecios.

Daniel Arroyo confirmó este viernes que el Ministerio de Desarrollo Social asiste con cobertura alimentaria en “comedores y merenderos” a 11 millones 200 mil personas, pero que aún así no pudo evitar un aumento de la pobreza desde el inicio de la pandemia del coronavirus. Y aseguró que las compras tienen un control de valores de la secretaría de comercio interior para evitar sobreprecios.

Según su exposición ante la Comisión de Salud y Acción Social de la Cámara de Diputados, antes de la llegada del Covid 19 recibían asistencia alimentaria 8 millones de personas, pero tuvo que incrementarla. En ese entonces, había 38% de pobres, un 48% entre los niños y una informalidad laboral del 40%, medida por el Indec. “Es evidente que ha aumentado”, reconoció.

La pandemia, además, obligó a concentrar el 90% de la asistencia en alimentos y el 10% en planes laborales. “En noviembre nos gustaría que sea 50% y 50%; y que el año que viene el eje será el trabajo”. Los confinamientos modificaron o entorpecieron los planes como la tarjeta alimentaria, lanzada el 18 de diciembre, para madres de chicos menores de 6 años y mujeres con tres meses de embarazo o con discapacidades.

Llegó a cubrir 1 millón y medio de familias, desde su lanzamiento en Concordia hasta el final en Buenos Aires, pero la pandemia complicó la logística y 200 mil aún no recibieron la tarjeta, que se carga a través de la Asignación Universal por Hijo (AUH). En junio volvieron a cruzar los padrones para sumar beneficiarios.

El ministro explicó que la asistencia social aumenta cuando caen las changas de construcción e industria textil, o si no se carga la tarjeta alimentaria. Y no se observa una incidencia del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de 10 mil pesos que cobraron 300 mil personas. 

Ante una consulta de Silvia Lospennato, del PRO, Arroyo destacó que en septiembre se terminará de pagar el IFE 3 y aún se estudian los ingresos familiares para definir cómo se agregan al presupuesto de 2021. 

Hemos logrado atender la mayor demanda y hemos ampliado la cobertura y logrado sostener una situación alimentaria crítica. Pero tenemos que reconocer que hay un déficit de calidad nutricional.

En su descripción de casi 40 minutos, Arroyo contó que el 60% de los consumos son de leche, carne, frutas y verduras; pero ante una pregunta de la diputada del PRO Carmen Polledo reconoció que con la pandemia sumaron harinas y fideos.

Una de las limitantes para el reparto de alimentos es que sólo hay dos depósitos, uno en Tucumán y otro en Buenos Aires; y eso obliga a transferir fondos a otras provincias y municipios. “La lógica debe ser el desarrollo local y el producto lo va a mover la economía local”.

Otra de las apuestas fue el Registro de comedores, el Renacom “porque nadie sabía cuantos había. Cruzamos datos y llegamos a 10 mil”.  Sumaron los formalizados, los semiformales y las ollas populares. “Nuestro objetivo es que crezca la descentralización. El modelo ideal es que el comedor termine siendo un centro comunitario de apoyo escolar y que las familias vuelvan a comer en la casa”.

Aseguró que duplicó los fondos de los comedores escolares hasta alcanzar los 7300 millones de pesos; y ejecutó 70 mil millones de pesos del plan contra el hambre. Tamaño aumento de erogaciones, obligó a gastar el 120% del presupuesto al 30 de junio y el 139% en agosto. La diferencia se cubrió con las ampliaciones presupuestarias, como la sancionada este jueves. 

“Hemos logrado atender la mayor demanda y  ampliado la cobertura en una situación alimentaria crítica. No sólo el Estado, sino por una gran red social, con iglesias y organizaciones sociales. En los barrios no veo grieta. Está el curo y el pastor juntos”. 

“Pero tenemos que reconocer que hay un déficit de calidad nutricional. Por eso hay que fortalecer la producción de alimentos, el desarrollo local y de pequeña escala. El martes vamos reunir la mesa contra el hambre para rendir cuenta de lo que se ha hecho”, anunció Arroyo.

Entre los ejes para la post pandemia, el ministro incluyó un ingreso base con parte de lo que ahora es el IFE y la urbanización de 4000 mil barrios populares, “donde viven 4 millones de argentinos en condiciones críticas, sin cloacas y acceso a agua potable”.

“Nosotros fusionemos los planes sociales. Había 570 mil personas que cobraban la mitad de un salario mínimo. Y nos concentramos en la contraprestación: tienen que vincularse con el trabajo, capacitarse en oficios y terminar el colegio secundario”.

Además, informó que “571 mil personas reciben planes sociales que cobran la mitad del salario mínimo; hay 4 millones de niños cuyos padres cobran la Asignación Universal por Hijo; y 250 mil personas que perciben planes provinciales”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement
Advertisement

También te puede interesar

Politica

Hasta el Gobierno se sorprendió con las últimas cifras del desempleo: se elevó al 13,1% en el segundo trimestre, la cifra más alta desde 2004, y...

Sociedad

El parte oficial de este domingo detalla que se registraron 24 nuevos casos de Coronavirus en la provincia. 19 Corresponden a Capital, 1 a...

Sociedad

Sucedió en el barrio Reserva Sur. Efectivos de la Comisaria Segunda, lograron la aprehensión de tres personas involucradas en el hecho. La víctima tenía...

Sociedad

Blanca Liria Ferreira murió luego de ser atcada con un objeto contundente en la cabeza.Una mujer de 80 años fue asesinada a golpes en...

Advertisement