Connect with us

Hi, what are you looking for?

Bienestar

Tenía insuficiencia cardíaca y no podía recibir un trasplante: vive gracias a un corazón de titanio

Viviana Moroni es la única persona en la Argentina que tiene este dispositivo colocado en su cuerpo. Por tener un ciento por ciento de inmunidad, no puede ser trasplantada. El aparato le salvó la vida.

Durante un largo tiempo, Viviana Moroni tuvo que transitar un camino duro, ya que pasó por una situación crítica cuando padeció el Estadio D de la insuficiencia cardíaca (IC avanzada) donde las drogas y tratamientos ya no eran suficientes, lo que se sumó a no ser una persona apta para recibir un trasplante. Sin embargo, un aparato logró cambiar su destino y le devolvió la sonrisa en el día a día.

Su corazón agrandado y compacto no tenía fuerza y no bombeaba ni el líquido ni los nutrientes de la sangre. Viviana estuvo nueve meses internada en la Fundación Favaloro.

Gracias a la tecnología, Viviana Moroni logró que su corazón siguiera latiendo y tiene una vida normal. (Foto: Adobe Stock)
Gracias a la tecnología, Viviana Moroni logró que su corazón siguiera latiendo y tiene una vida normal. (Foto: Adobe Stock)Por: Tom – stock.adobe.com

Cuando le hicieron los estudios para trasplantarla, se supo que tenía casi 100 por ciento de inmunidad, es decir que poseía tantos anticuerpos que rechazaría cualquier órgano, por lo cual se consideró que no era trasplantable. Fue en ese momento que surgió, de parte de un médico del equipo que la atendía, la posibilidad de colocarle un dispositivo de asistencia al ventrículo izquierdo, el que ella tenía en condición terminal.

Tuvo que esperar porque el dispositivo no está habilitado en todo el mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, y en algunos otros lugares, su uso está validado y lo emplean como terapia mientras el paciente está a la espera de un trasplante. Dadas las complicaciones que existen para conseguir corazones disponibles para trasplante, sumado a que no todos los pacientes están aptos para recibir uno, este pequeño aparato puede ser una solución ya que ayuda al corazón original a bombear sangre por todo el cuerpo de los pacientes.

Después de muchas idas y vueltas, el dispositivo llegó a la Argentina (tardó entre tres y cuatro meses en estar completo porque venía por piezas). El 11 de diciembre de 2019, los médicos de la Fundación Favaloro se lo colocaron, y el 16 de enero de 2020, Viviana fue dada de alta.

“En mi caso, en este país, fue lo que me salvó la vida”, señaló la paciente. Y explicó cómo funciona el dispositivo: “Es una bomba centrífuga de titanio debajo del ventrículo izquierdo. Tiene un cable hacia la aorta y sale por un orificio de mi cuerpo. Está conectada a una batería, la que llevo en una mochila y recargo durante la noche”.

Viviana es la única persona en la Argentina que tiene este dispositivo colocado y tuvo que aprender a convivir con él, adaptándose a los nuevos requerimientos y tratando de hacer una vida normal junto a su marido, gran soporte durante todo el proceso de la enfermedad, y a sus dos hijos. Ella es quizás la pionera en el uso de este “corazón de titanio” que en un futuro cercano podrá, sin dudas, salvar muchas otras vidas.

Advertisement

Tendencias

También te puede interesar

Advertisement