Connect with us

Hi, what are you looking for?

Economia

Advierten que la economía entró en un régimen de alta inflación dolarizada

Huevos, fideos, pollo y aceite muestran aumentos que promedian el 30% en dólares.

 Massa empieza a tachar objetivos de gestión conforme corren las semanas. Primero fue la estabilización cambiaria, después destrabar el ingreso de dólares para empezar a recomponer reservas.

 

Pero no todo es color de rosa para el ministro de Economía. La inflación altísima sigue siendo la gran deuda pendiente junto con la brecha cambiaria. Sin vocación de un programa de shock, Massa apuesta a dar señales macro. Con persistencia inflacionaria y dólar estable, afloran secuelas distributivas.Así lo marca el informe semanal de la consultora Sarandí que dirige Sergio Chouza.

Allí se analizan las características de lo que denominan “un nuevo proceso de alta inflación con estabilidad cambiaria” donde muestra una economía que se encamina hacia un régimen novedoso de “súper precios” en dólares.

De hecho, si bien se mantiene las proyecciones preliminares para 2022 para todas las variables, la excepción es la inflación. “Ajustamos cuatro puntos al alza la previsión de suba de precios atento a la elevada inercia, a pesar de que aún resta el impacto de las subas tarifarias. También dejamos señal de seguimiento verde para el dólar MEP, dada la tasa muy alta que aplaca presiones alcistas. Por último, dejamos con indicador rojo la hipótesis de aumento del PBI, por las dudas sobre la robustez en el consumo” se afirma en este informe.

Con esto la consultora Sarandi quiere decir que los precios subieron traccionados por las cotizaciones paralelas de la divisa. “”La ligazón entre reservas y precios internos es directa, por el canal de las expectativas. La aceleración inflacionaria de junio y julio no respondió solo al clima de inestabilidad política, si no también a la limitación aguda del BCRA para abastecer al sector productivo que necesita importar. En ese escenario de escasez extrema, los precios se fijan en función de la cotización del dólar formal a la que se puede acceder: el financiero”, describe el informe.

La ligazón entre reservas y precios internos es directa, por el canal de las expectativas. La aceleración inflacionaria de junio y julio no respondió solo al clima de inestabilidad política, si no también a la limitación aguda del BCRA para abastecer al sector productivo que necesita importar.

Para argumentar sobre lo que para Chouza es un nuevo fenómeno de inflación dolarizada, la consultora Sarandi muestra la evolución de los precios en dólares para alimentos de consumo masivo: los huevos aumentaron 38% en dólares, siguen fideos cerca del 30%, pollo y aceite en la zona de 18% de suba en dólares; leche, queso y pan con subas en dólares del 14% para el acumulado del año, los primeros 8 meses del 2022.

 

 

Advertisement

Tendencias

También te puede interesar

Advertisement