Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tecnología

La curiosa regla con la que se nombró a los planetas y sus satélites

La costumbre de llamar a los cuerpos celestes sigue una norma que solamente se rompe en un puñado de excepciones.

Nuestro sistema solar está compuesto por una estrella -el Sol-, ocho planetas -Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno-, un planeta enano -Plutón- y decenas de lunas (además de asteroides, cometas y objetos menores). Sus nombres, salvo unas excepciones, derivan de las mitologías romana y griega y siguen una particular regla.

Esta norma, que proviene de tradiciones antiguas, indica que los nombres de los planetas deben corresponder a dioses de la mitología romana, mientras que sus satélites hacen referencia a personajes mitológicos griegos.

La costumbre de nombrar a los planetas con nombres de dioses romanos y a sus satélites con deidades griegas relacionadas, tiene un par de excepciones que ya veremos. Las dos primeras y principales “anomalías” de esta regla son bastante obvias: nuestro planeta Tierra y la Luna.

El origen del nombre de la Tierra y la Luna. (Foto: Pixabay)
El origen del nombre de la Tierra y la Luna. (Foto: Pixabay)

El origen del nombre de la Tierra y la Luna

“La palabra ‘tierra’ deriva del latín terra, con igual significado. Y ésta, presuntamente, del verbo torror equivalente a ‘secar’”, explicó a TN Tecno Charlie López, escritor, docente, conferencista y ex Profesor de Análisis del Discurso (UBA). “Según algunos filósofos presocráticos, la Tierra habría surgido de agua que se secó. Y de ahí las llanuras y las montañas”, agregó.

En la mitología clásica, la Terra -la Tellūs romana y la Gaia griega- puede haber sido una diosa del paganismo germánico.

En cuanto al nombre de nuestro satélite natural, Charlie López explicó que: “El término ‘luna’ proviene del latín ‘luna’ y éste de ‘leuksna’, una palabra arcaica que significa ‘luminosa’ o ‘que ilumina’”.

En la mitología griega, la Luna es el complemento femenino del dios del Sol, Helios. Representaba a la diosa Selene, también conocida como Mene, hija de los titanes Hiperión y Teia, y también hermana de Helios.

El origen del nombre de los planetas

La regla para nombrar a los planetas en referencia a los dioses romanos viene de, obviamente, la cultura romana de la antigüedad. Los romanos comenzaron a llamar a los cinco planetas que se ven más fácil desde la Tierra según sus movimientos y apariencia. Por ejemplo, Venus, el planeta que aparece con más brillo en el firmamento, recibió el nombre de la diosa de la belleza. Marte, de color rojizo, recibió el nombre del dios de la guerra.

Años más tarde, tal vez para hacer un poco de justicia, se empezó a nombrar a los satélites en honor a personajes o deidades mitológicas pero de las creencias griegas.

Con el advenimiento de la tecnología, la humanidad desarrolló instrumentos de observación que le permitieron descubrir dos planetas más y decenas de satélites. Y la tradición, salvo un par de excepciones, se mantuvo.

Hoy en día, la Unión Astronómica Internacional, encargada de regular los nombres de los objetos celestes descubiertos, sigue esta costumbre.

La curiosa regla con la que se nombró a los planetas y sus satélites

Origen del nombre de Mercurio

El más pequeño de los planetas del sistema solar lleva el nombre de Mercurio, el dios del comercio y mediador entre las deidades y los mortales. Su correspondiente griego es Hermes.

Al ser el planeta que más rápido se mueve por el cielo, los romanos lo llamaron como el mensajero del Olimpo, aquél dios de pies rápidos y movimientos fugaces.

La curiosa regla con la que se nombró a los planetas y sus satélites

Origen del nombre de Venus

El segundo planeta desde el Sol lleva el nombre de la diosa romana del amor y la belleza, muy probablemente por ser el objeto que más brilla en el cielo, después del Sol y la Luna

En la antigüedad se pensaba que eran dos estrellas distintas. Los griegos las llamaron Phōsphoros (Fósforo) a la de la mañana y Hespero a la de la tarde/noche. Se dice que Pitágoras y Parménides fueron quienes descubrieron que se trataba de un solo objeto celestial.

Los romanos reconocieron al planeta como uno solo, pero continuaron llamándolo de dos maneras: Lucifer (“Antorcha de luz”) para su aparición matutina y Vesper, para su salida al final del día -de ahí el adjetivo vespertino para lo que acontece en ese segmento de tiempo-.

Origen del nombre de Marte

Los antiguos sumerios, uno de los primeros pueblos de la antigüedad que identificaron a Marte, lo llamaban Nergal, y representaba a su dios de la guerra y la peste. Muchos textos mesopotámicos mencionan a Marte como la “estrella del juicio del destino de los muertos”.

Tiempo después, el planeta rojo tomó el nombre del dios romano de la guerra, Marte (Ares en la mitología griega).

Marte tiene dos pequeñas e irregulares lunas llamadas Fobos y Deimos. (Fotos: AdobeStock)
Marte tiene dos pequeñas e irregulares lunas llamadas Fobos y Deimos. (Fotos: AdobeStock)

El origen del nombre de las lunas de Marte

Fobos y Deimos son los hijos gemelos de Ares (Marte) y Afrodita (Venus), que acompañaban a su padre en sus batallas.

  • Fobos, en la mitología griega, es el dios y la personificación del miedo y el pánico durante las guerras. De él deriva el término fobia para caracterizar el miedo intenso. Su versión romana, Timor, de cuyo nombre surge la palabra “temor”
  • Deimos es el dios que personifica el espanto y el terror que acontecían antes de una batalla.

Origen del nombre de Júpiter

En la mitología romana, Júpiter es el rey de los dioses y el integrante principal del panteón de las divinidades, por lo que llamar al planeta más grande de nuestro sistema solar de esa manera es una elección lógica. Sin embargo, no se adoptó ese nombre de manera oficial sino hasta recién el año 1976. Tan solo hace 45 años.

Las lunas de Júpiter

Hasta ahora se le conocen 80 lunas. Las más grandes Io, Europa, Ganímedes y Calisto llevan nombres de amantes de Zeus y el resto son familiares de la principal deidad griega:

  • Io, sacerdotisa y amante de Zeus.
  • Ganímedes, un príncipe troyano deseado por Zeus
  • Calisto, ninfa que fue pareja sexual de Zéus
  • Europa, madre del rey Minos de Creta y amante de Zeus. Europa fue cortejada por Zeus y se convirtió en la reina de Creta.
  • Metis, primera esposa de Zeus
  • Adrasteia, madre adoptiva de Zeus
  • Tebe, pareja sexual de Zeus
Auroras y anillos de Júpiter, junto a un par de sus lunas. (Foto NASA/TN)
Auroras y anillos de Júpiter, junto a un par de sus lunas. (Foto NASA/TN)

Origen del nombre de Saturno

Lleva el nombre del dios romano de la agricultura y la riqueza. Saturno es el padre de Júpiter en la mitología romana y su par griego es Cronos.

Lunas de Saturno

Saturno tiene más de 80 satélites naturales de variados tamaños y cientos muy pequeños que conforman sus anillos. De todos ellos, 53 tienen un nombre oficial en homenaje a los titanes de la mitología griega.

  • La más grande de sus lunas –la segunda mayor del sistema solar- se llama justamente Titán.
  • Rea , otra gran luna de Saturno, toma su nombre de la hermana mayor y esposa de Cronos (Saturno), madre de los cinco dioses principales del Olimpo griego: Hestia, Deméter, Hera, Poseidón y Zeus.
  • Otra de sus lunas, Enceladus debe su nombre al gigante Encélado de la mitología griega, hijo de Gea (Tierra) y Urano (Cielo).
  • Mimas, Iapetus, Tethys y Dione, por ejemplo, son otros titanes que dieron sus nombres a lunas de Saturno.

Origen del nombre de Urano

Urano es el único planeta –sin mencionar a la Tierra- que rompe la regla de nomenclatura del sistema solar: su nombre hace referencia a un dios griego, en lugar de un dios romano.

Su descubridor, William Herschel, decidió llamarlo Georgium Sidus (Estrella de Jorge) en honor al rey Jorge III. Sin embargo, el astrónomo alemán Johann Bode remarcó que se debía seguir con la tradición de nombres mitológicos y propuso Urano, la versión latina -romana- del dios griego del cielo, Ouranos.

El nombre elegido tenía más sentido ya que, como Saturno es el padre de Júpiter, el nuevo planeta debía llevar el nombre del padre de Saturno: en la mitología, Urano es bisabuelo de Ares (Marte), abuelo de Zeus (Júpiter) y padre de Cronos (Saturno).

Lunas de Urano

Urano tiene un gran cantidad de satélites naturales. Hasta ahora se conocen 27 y la responsabilidad de comenzar a ponerles nombre recayó en el hijo del descubridor, quien en lugar de asignarles nombres mitológicos, se inclinó por personajes de obras de Shakespeare y Alexander Pope, como por ejemplo Ofelia, Desdémona, Julieta, Portia, Belinda y Cordelia entre otros.

Origen del nombre de Neptuno

Poco después de su descubrimiento por los científicos Urbain Le Verrier, John Couch Adams y Johann Galle, se lo llamó simplemente “El planeta de Le Verrier”. Luego, la primera sugerencia de un nombre provino de Galle, que propuso llamarlo Jano o Janus -en su honor toma su nombre el primer mes del año- como el dios romano de los comienzos de las puertas, de las transiciones y de la dualidad.

Challis, su otro descubridor propuso el nombre de OceanusLe Verrier no quiso quedarse sin el derecho a nombrar su descubrimiento y propuso rápidamente el nombre de Neptuno: en la mitología romana, Neptuno es el dios del mar, identificado con el Poseidón griego.

Neptuno es el dios del mar, identificado con el Poseidón griego. (Foto: Pixabay)
Neptuno es el dios del mar, identificado con el Poseidón griego. (Foto: Pixabay)

Origen del nombre de los satélites de Neptuno

Neptuno tiene 14 satélites conocidos hasta ahora que llevan el nombre de:

  • Deidades acuáticas menores de la mitología griega como Tritón –hijo de Poseidón-, Proteo, Despina y Thalassa.
  • Clases de criaturas de las profundidades, como Náyade, Nereida –ninfa del mar ayudante de Poseidón-.
  • De nereidas, como Halimede, Galatea, Neso, Sao, Laomedeia, Psamathe.

Su último satélite, descubierto en 2013, se llama Hipocampo, como la criatura mitológica que mitad caballo y mitad pez.

El caso de Plutón

El noveno objeto más grande -y décimo más masivo- que orbita directamente alrededor del Sol es Plutón. Aunque desde 2006 la Unión Astronómica Internacional le quitó el estatus de planeta y lo redefinió como planeta enano.

De todas maneras no queríamos dejar afuera de nuestra lista al simpático Plutón, cuyo nombre remite a todo lo contrario: Plutón es el dios romano del inframundo, equivalente a Hades en la mitología griega.

Aunque se especuló que el nombre fue puesto en referencia a que por su distancia el Sol se encuentra en una zona de perpetua oscuridad, la realidad es otra: lo propuso una niña inglesa de 11 años, fanática de la mitología. Luego de una votación entre científicos el nombre fue aprobado por unanimidad.

Las lunas de Plutón

Plutón tiene cinco lunas que fueron nombradas en referencia a personajes mitológicos relacionados con Hades:

  • Charon o Carone, encargado de conducir a las almas de los recién muertos al reino de Hades.
  • Styx o Estigia, diosa del río que separa el inframundo de la Tierra.
  • Nix, diosa diosa griega de la oscuridad y de la noche griega de la oscuridad y de la noche.
  • Kerberos o Cerbero, es el perro con múltiples cabezas que protege las puertas del reino de Hades y evita que los muertos se escapen.
  • Hydra o Hidra, la serpiente de nueve cabezas que habita en el inframundo.

Advertisement

Tendencias

También te puede interesar

Advertisement