Connect with us

Mundo

La Amazonia sin ley de Bolsonaro

editor02

Publicado

on

Los incendios son habituales en esta época en la selva, pero la flexibilización de los controles ambientales con la llegada del actual Gobierno ha acelerado la pérdida de vegetación

Los 12 millones de habitantes de São Paulo siempre han convivido con el mal tiempo. Pero el pasado lunes las nubes oscurecieron el cielo y se hizo de noche a las tres de la tarde. Poco después, los paulistas se enteraron de que, además de la lluvia, había humo. Lo suficiente para generar un efecto óptico que dejaba el cielo casi negro. Humo de la Amazonia, de los incendios que se extienden por áreas selváticas de cinco Estados brasileños y que, según los expertos y ambientalistas, son el resultado de una deforestación que se acelera bajo el Gobierno de Jair Bolsonaro. El presidente ha flexibilizado los controles ambientales, como había prometido, y sopesa permitir la extracción minera en tierras indígenas. Mientras, varios miembros de su Gabinete, como el ministro de Exteriores, Ernesto Araujo, cuestionan el calentamiento global.

A 3.000 kilómetros hacia el norte, en Rondônia, el territorio indígena de los Uru-Eu-Wau-Wau arde. “Lo estamos denunciando desde enero”, cuenta Ivaneide Bandeira, de la ONG Kanindé Asociación de Defensa Etnoambiental. El humo que sale de la reserva indígena, en teoría protegida por el Gobierno federal, viaja 400 kilómetros y llega con fuerza a Porto Velho, capital de Rondônia, donde vive la activista. En imágenes difundidas en las redes sociales se ve una espesa niebla, que hace que apenas se pueda respirar. Los centros de salud están abarrotados. “En mi barrio la sensación es de que el mundo se está cayendo sobre nosotros“, cuenta por teléfono.

Los incendios son habituales en esta época de sequía en la región y no siempre son ilegales. No obstante, los datos indican que las autoridades han perdido el control sobre la situación y que el país vive la mayor oleada de incendios de los últimos cinco años, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE). Entre el 1 de enero y el 22 de agosto se han registrado 76.720 focos de incendio, un 85% más que en el mismo periodo de 2018. Los satélites muestran que más del 80% del territorio devorado por las llamas está en la Amazonia.

Los mismos satélites que utiliza el INPE indicaron que la deforestación aumentó un 34% en mayo, un 88% en junio y un 212% en julio con respecto a esos mismos meses de 2018. Bolsonaro criticó a la institución y sus números en un encuentro con corresponsales. El físico Ricardo Galvão, que dirigía el INPE, contradijo públicamente al presidente y fue destituido. Desde entonces la Amazonia está en el punto de mira internacional.

“Brasil era un villano ambiental. Pero desde que empezamos a reducir la deforestación nos convertimos en líderes en la agenda ambiental global. Ahora volvimos a una situación incluso peor a la que teníamos en la década de los ochenta”, argumenta la exministra y excandidata presidencial Marina Silva. Ahora prepara con otros exministros y miembros de la sociedad civil una carta al Congreso brasileño pidiendo que se suspendan los proyectos que reducen las normas ambientales. También quieren crear una comisión para debatir políticas públicas que hagan frente a la crisis ambiental. “Desafortunadamente, lo que está pasando se debe a las políticas desastrosas e irresponsables del Gobierno de Bolsonaro, que no tiene la competencia para gestionar esta situación”, afirma.

“No todos los incendios están relacionados con la deforestación, pero los satélites indican un aumento sustancial de los fuegos. Son consecuencia básicamente de las políticas del nuevo Gobierno, que incentiva la ocupación ilegal de tierras en la Amazonia y, como consecuencia, los incendios ilegales”, explica Paulo Artaxo, profesor de Física de la Universidad de São Paulo (USP).

El experto, que formó parte del Panel Intergubernamental del Cambio Climático de Naciones Unidas, explica que todavía hace falta hacer una comparación más detallada entre las áreas deforestadas y las destruidas por el fuego. Pero los expertos dan por hecho que el aumento de los dos fenómenos está relacionado.

Una investigación de la web InfoAmazonia con datos públicos indica que, entre los 10 municipios con más incendios, siete están entre los que también más sufrieron con una deforestación anterior. Un informe del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia (IPAM) llega a la misma conclusión.

Las principales instituciones del Ministerio del Medio Ambiente son el Ibama (Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de Recursos Naturales Renovables), responsable de la fiscalización y preservación de áreas naturales, y el ICMBio (Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad), organismo responsable de la creación de áreas de conservación. Bolsonaro ha puesto en marcha una serie de cambios que restan competencias a esos organismos que, según denuncian ambientalistas y un inédito frente de ocho exministros, están desmantelando la política ambiental brasileña. “Siempre ha habido deforestación, pero ahora la promueve el ministro, que desmanteló la gobernanza ambiental”, explica la excandidata Silva.

Recortes del presupuesto

Los recortes presupuestarios también han hecho mella. La prevención y el control de incendios han perdido un 38,4% de su presupuesto; la partida para la concesión de licencias ambientales es un 42% menor; y la agenda climática, un 95%. “Cerca de Porto Velho veo a bomberos controlando los incendios. Pero los organismos no llevan los medios suficientes para frenar la invasión del territorio indígena”, explica la activista Ivaneide Bandeira.

Parte de los focos se producen en áreas privadas que se expanden hacia la reserva natural que todas las propiedades están obligadas a mantener. Otra parte se produce en áreas públicas protegidas y en territorios indígenas protegidos que siempre han estado amenazados por invasores, madereros y granjeros que quieren arrendar la tierra fuera de la ley. Hay áreas ricas en minerales como oro y árboles centenarios en riesgo de extinción. Y, sobre todo, un espacio enorme que puede convertirse en pasto para el ganado. En todos esos casos hace falta abrir el terreno. Y siempre se hace con fuego.

Ivar Busatto es coordinador de la ONG Operación Amazonia Nativa en Mato Grosso, uno de los territorios que más sufren con la sequía —no llueve desde hace 90 días— y que fueron golpeados por los incendios. Su organización ha contabilizado 24 focos en nueve comunidades indígenas. “Vivo aquí desde hace 48 años y siempre ha habido fuego”, explica.

Su región vive del negocio agrícola y produce parte de la soja, del maíz y del algodón que Brasil exporta. La vegetación nativa ya no existe. El fuego sirve para limpiar los campos o para que los granjeros se expandan, legal o ilegalmente hacia territorios protegidos. La sequía es severa, con previsión de lluvia solo a partir de finales de septiembre. En ese período está prohibido por ley utilizar el fuego para cualquier actividad.

La comunidad internacional ha empezado a movilizarse. La Francia de Emmanuel Macron ha amenazado con romper el acuerdo entre Mercosur y la UE después de un duro mensaje del mandatario francés en Twitter reclamando una solución y llevando el debate sobre la Amazonia al G7. “En mi gestión nadie decía que la Amazonia estaba fuera de control. Cuando hay gobernanza interior, no tienes que preocuparte por las críticas de otros países”, apunta Silva.

Seguir leyendo

Mundo

Las imágenes más impactantes de las catastróficas inundaciones que causaron al menos cinco muertos en España

Publicado

on

Por

Un vehículo parcialmente sumergido es fotografiado cerca de un túnel inundado después de fuertes lluvias en Pilar de la Horadada, España (REUTERS/Sergio Pérez)

Cinco muertos, comunicaciones cortadas y daños enormes en infraestructura y cultivos es el balance provisional de las graves inundaciones que sufre una amplia franja del sureste de España por un episodio meteorológico de gota fría que todavía se mantiene en la zona.

Lluvias nunca vistas en algunas zonas, con más de 400 litros por metro cuadrado en 48 horas en localidades concretas, han causado desde el jueves desbordes de ríos y avenidas de agua que han colapsado la vida diaria en amplias zonas de las provincias de Valencia, Alicante, Murcia, Almería, Granada y Albacete.

Los cinco muertos (dos el jueves y los otros tres hoy viernes) ocurrieron en incidentes separados en los que automóviles fueron arrastrados por las aguas o atrapados en un túnel inundado.

Un auto yace en el barro después de una inundación en San José, Almería, en el sudeste de España (Foto AP/Serge Carthwright)

Un auto yace en el barro después de una inundación en San José, Almería, en el sudeste de España (Foto AP/Serge Carthwright)

Una reportera de televisión informa desde un campamento inundado en el área de Cabo de Gata, cerca de Ruescas, Almería (Foto AP/Serge Carthwright)

Una reportera de televisión informa desde un campamento inundado en el área de Cabo de Gata, cerca de Ruescas, Almería (Foto AP/Serge Carthwright)

El río Segura, el más importante de la zona, se ha desbordado en algunos puntos y se teme que lo haga también a su paso por la ciudad de Murcia.

Camiones de bomberos conducen por un río inundado, en Ontiyente, España, el jueves 12 de septiembre (Atlas vía AP)

Camiones de bomberos conducen por un río inundado, en Ontiyente, España, el jueves 12 de septiembre (Atlas vía AP)

Un vehículo pasa por una calle inundada en El Algar, España, en esta imagen tomada de un video de redes sociales (LUCAS GARCIA via REUTERS)

Un vehículo pasa por una calle inundada en El Algar, España, en esta imagen tomada de un video de redes sociales (LUCAS GARCIA via REUTERS)

Contingentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ya se habían desplegado en la zona para participar en las tareas de rescate y auxilio, mientras que un contingente de las fuerzas especiales está listo por si se le da la orden de intervención.

Una de las principales autopistas del país, la AP-7, quedó cortada al inundarse uno de los túneles en Pilar de la Horadada (Alicante), de cuyo interior hubo que recatar a varios conductor con embarcaciones y una moto de agua.

Dos personas junto a un auto parcialmente sumergido tras lluvias torrenciales en Orihuela (REUTERS/Jon Nazca)

Dos personas junto a un auto parcialmente sumergido tras lluvias torrenciales en Orihuela (REUTERS/Jon Nazca)

La gente camina por una calle inundada en Orihuela, el 13 de septiembre (REUTERS/Jon Nazca)

La gente camina por una calle inundada en Orihuela, el 13 de septiembre (REUTERS/Jon Nazca)

Los aeropuertos de Almercía y Murcia están cerrados, igual que varios puertos marítimos de la zona, numerosas carreteras nacionales y secundarias y vías férreas. Casi 700.000 alumnos están sin clase solo en la región valenciana.

Las autoridades de la región de Murcia han instado a la población a que no se desplace en automóvil si no es estrictamente necesario, ya que la situación es “dramática”, según el presidente regional, Fernando López Miras.

Socorristas ayudan a un hombre que quedó varado dentro de un túnel inundado tras las fuertes lluvias en Pilar de la Horadada (REUTERS/Sergio Pérez)

Socorristas ayudan a un hombre que quedó varado dentro de un túnel inundado tras las fuertes lluvias en Pilar de la Horadada (REUTERS/Sergio Pérez)

La gente vadea por una calle inundada cerca del desbordante río Segura en Orihuela, cerca de Murcia (REUTERS/Jon Nazca)

La gente vadea por una calle inundada cerca del desbordante río Segura en Orihuela, cerca de Murcia (REUTERS/Jon Nazca)

En numerosas localidades, las lluvias son las mayores jamás registradas. Los ríos desbordados y las enormes avenidas de agua han arrasado zonas urbanas, campos agrícolas e instalaciones industriales, arrastrando vehículos y todo lo que encontraban a su paso.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene la alerta roja en algunas zonas del sureste, ya que prevé que las lluvias continúen hoy en la zona y se desplacen progresivamente hasta cubrir la mitad sur del país y las islas Baleares.

Vehículos varados en la autopista AP-7 tras las fuertes inundaciones en Pilar de la Horadada (REUTERS/Sergio Pérez)

Vehículos varados en la autopista AP-7 tras las fuertes inundaciones en Pilar de la Horadada (REUTERS/Sergio Pérez)

Trabajadores de rescate junto a un auto volcado donde una pareja de ancianos murió tras las fuertes inundaciones en Albacete (Atlas/Reuters TV vía REUTERS)

Trabajadores de rescate junto a un auto volcado donde una pareja de ancianos murió tras las fuertes inundaciones en Albacete (Atlas/Reuters TV vía REUTERS)

Seguir leyendo

Mundo

Murió Charlie Cole, el fotógrafo de la icónica imagen de la masacre de Tiananmén

Publicado

on

Por

El fotoperiodista estadounidense Charlie Cole, autor de la histórica foto “Hombre del tanque” de la plaza de Tiananmén, falleció la pasada semana en Bali (Indonesia).

Cole, de 64 años y residente en Bali desde hace 15, fue uno de los camarógrafos que tomaron fotos de la escena desde el balcón de un hotel de Pekín: él y su famosa foto ganaron el World Press Photo de 1989.

La instantánea por la que Cole es más conocido, que dio la vuelta al mundo y se convirtió en una de las fotos más icónicas del siglo pasado, muestra a un hombre plantado frente a una columna de blindados en la avenida pequinesa de Chang’An, como protesta individual, después de que cientos de jóvenes murieran en la plaza horas antes.

Residentes de Beijing llegan al borde de la Plaza de Tiananmén y se encuentran con tropas del EPL bloqueando la principal Avenida Changan. Poco después, las tropas abrieron fuego contra los transeúntes para despejar la carretera (Charlie Cole, 1989)

Residentes de Beijing llegan al borde de la Plaza de Tiananmén y se encuentran con tropas del EPL bloqueando la principal Avenida Changan. Poco después, las tropas abrieron fuego contra los transeúntes para despejar la carretera (Charlie Cole, 1989)

Susan, la hermana de Cole, anunció el fallecimiento de su hermano a sus allegados, a los que reveló que murió el pasado 5 de septiembre de septicemia provocada por una lesión en la pierna que había sufrido recientemente.

“Charlie recordaba con cariño los años que había trabajado como un fotoperiodista apasionado que buscaba la verdad y las amistades forjadas por las experiencias compartidas con hombres y mujeres afines, un poco chifladas y amantes de la vida. Charlie se zambulló de lleno y con todo su corazón en la vida”, escribió Susan.

Una mujer con una herida de bala por disparos de soldados del Ejército Popular de Liberación en el borde de la Plaza de Tiananmen el 5 de junio de 1989 (Charlie Cole)

Una mujer con una herida de bala por disparos de soldados del Ejército Popular de Liberación en el borde de la Plaza de Tiananmen el 5 de junio de 1989 (Charlie Cole)

La primera persona que informó sobre la muerte de Cole fue el periodista John McBeth, que conoció al finado durante tres decenios y escribió un extenso obituario en el diario hongkonés South China Morning Post.

“Solía almorzar con él cuando visitaba Bali. (Cole) era un fotógrafo con un gran talento, dotado con la mente inquisitiva de un periodista”, dijo a Efe McBeth, que añadió que Cole era “exageradamente humilde, por lo que hay muchas cosas de su vida que desconozco”.

En una entrevista con Efe realizada hace una década, Cole explicó que tomó la foto “con una Nikon y una lente de 300 milímetros, desde un balcón que estaba muy lejos, a unos 200 metros de la escena”, desde la habitación de Stuart Franklin, en la octava planta del hotel”.

Después de haber dispersado a la gente que había regresado a la plaza esa mañana, una columna de 25 tanques avanzó por la avenida.

“De la nada apareció ese joven, con una chaqueta en una mano y una bolsa en la otra, y se puso delante de los tanques. No podía creerlo. Pero seguí disparando convencido de que lo iban a matar. Para mi asombro, el tanque se detuvo”, explicó el fotógrafo.

Luego, anticipándose a la Policía, que la noche anterior lo asaltó con una picana eléctrica en la recepción del hotel, escondió los carretes en la cisterna del inodoro.

Precisamente el pasado junio se cumplieron treinta años de la matanza de Tiananmén, un suceso que a día de hoy el Gobierno continúa sin reconocer, rehuyendo responsabilidades, negando la evidencia y criminalizando a las víctimas de la represión que puso fin a las manifestaciones estudiantiles.

De hecho, hasta el día de hoy, la identidad y el destino del “hombre del tanque” aún no están claros y la imagen permanece bloqueada en las censuradas redes chinas.

Nacido en Bonham (Texas, EEUU), Cole se graduó en periodismo en la Universidad de Texas en Denton en 1978 y, gracias a la profesión de militar de su padre, su trabajo estuvo ligado frecuentemente al ejército, cubriendo conflictos como el levantamiento del pueblo filipino en 1985 o las manifestaciones estudiantiles de Corea del Sur de mediados de los ochenta.

Tras un accidente de tráfico, su pierna quedó destrozada y acabó cambiando su profesión por la fotografía comercial.

Cole, en el centro, durante las protestas de 1987 en Corea del Sur

Cole, en el centro, durante las protestas de 1987 en Corea del Sur

Charlie Cole, a la derecha, en Corea del Sur en 1987

Charlie Cole, a la derecha, en Corea del Sur en 1987

Seguir leyendo

Mundo

Cinco hoteles en ruinas que esconden grandes historias

Publicado

on

Las ciudades fantasma suelen producir una atracción casi inmediata para los curiosos. Pertenencias que alguna vez tuvieron un dueño, casas en ruinas, o negocios con las puertas abiertas de par en par causan distintas emociones en los turistas que buscan experiencias diferentes. En este contexto, cinco hoteles abandonados que esconden grandes historias entre sus muros:

Hotel Polissya, Prípiat- Ucrania

El hotel Polissya era uno de los edificios más altos de la ciudad (shutterstock)

El hotel Polissya era uno de los edificios más altos de la ciudad (shutterstock)

El 26 de abril de 1986 fue un día trágico para toda la comunidad ucraniana. Y es que un terrible accidente nuclear en la central de Chernóbil golpeó a muchas localidades de Ucrania, entre ellas la pequeña ciudad de Prípiat, que se ubicaba a pocos kilómetros de la central.

Entre los múltiples edificios que fueron abandonados, se encontraba el gran Hotel Polissya, uno de los edificios más altos de la localidad y que alcanzó una popularidad muy importante, ya que fue construido para alojar a las delegaciones de la Unión Soviética, así como para los huéspedes que visitaban la Central Nuclear de Chernóbil. Tras producirse la explosión y la evacuación de la ciudad, el hotel quedó totalmente abandonado y en estado de ruinas.

Hoteles en Varosha, Famagusta- Chipre

La localidad era mundialmente conocida por sus locales, discotecas y restaurantes (shutterstock)

La localidad era mundialmente conocida por sus locales, discotecas y restaurantes (shutterstock)

Varosha, un distrito de la ciudad de Famagusta, era mundialmente conocido por ser el principal destino turístico de Chipre e incluso uno de los más populares en el mundo. Era una localidad cosmopolita, rodeada de restaurantes y discotecas que recibía todas las noches visitas de turistas expectantes por vivir una noche chiprense.

Sin embargo, en 1974 todo cambio. Un conflicto entre países obligó a sus habitantes a abandonar sus hogares de la noche a la mañana convirtiéndose en una verdadera ciudad fantasma.

Penn Hills Resort, Montañas Pocono- Pensilvania

El hotel era elegido mayormente por parejas que celebraban su luna de miel (shutterstock)

El hotel era elegido mayormente por parejas que celebraban su luna de miel (shutterstock)

Las montañas de Pocono, en Pensilvania, fueron durante mucho tiempo las elegidas por los recién casados que buscaban celebrar su luna de miel. Uno de los alojamientos más emblemáticos de la zona en los años 60 y 70 fue el Penn Hills Resort.

Inaugurado en 1944, a lo largo de más de dos kilómetros incluía distintas instalaciones que permitían vivir una experiencia única. Entre ellas se encontraban una estación de esquí, un campo de golf, pista de patinaje sobre hielo, pistas de tenis y pileta climatizada. Sin embargo, en 2009, tras la muerte de la cofundadora de Penn Hills, Francés Paolillo, el imponente  resort se fue deteriorando hasta acabar en el total abandono en el que se encuentra actualmente.

Balneario de Aguas de Busot, en Alicante-España

El Balneario de Aguas de Busot en Alicante fue durante mucho tiempo el lugar elegido por la sociedad burguesa del siglo XIX (shutterstock)

El Balneario de Aguas de Busot en Alicante fue durante mucho tiempo el lugar elegido por la sociedad burguesa del siglo XIX (shutterstock)

Construido en el siglo XIX en el municipio de Aguas de Busot, en Alicante, era el lugar elegido por la sociedad burguesa, conocido por sus exóticas instalaciones como un casino, una sala de fiesta, una iglesia y zona inmensa de juegos para los niños. Sin embargo, su gloria duró hasta el año 1930, según se cuenta, cuando su dueño, el marqués de Bosch, lo perdió en una partida de póker.

En 1936, El Estado lo adquirió y lo convirtió en hospital destinado a niños con tuberculosis. Tras la Guerra Civil, se abandonó. Desde entonces, los mitos relacionados a lo paranormal sobre este lugar se han multiplicado.

Prora, Rügen-Alemania

Los edificios en Prora se encuentran a 150 metros de la playa (shutterstock)

Los edificios en Prora se encuentran a 150 metros de la playa (shutterstock)

En la isla alemana de Rügen, un paraíso con playas de arena blanca, Adolf Hitler mandó a construir, entre 1936 y 1939, un gigantesco hotel llamado Prora. En total se levantaron ocho edificios idénticos y que se extienden sobre más de 4 km, a aproximadamente 150 metros de la playa.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el ejército abandonó el lugar, y la decadencia empezó a atacar a los edificios de la ciudad vacacional. Así fue hasta 2004, año en el que el lugar fue vendido a una empresa inmobiliaria que se encargó de rehabilitar algunos de los edificios y convertirlo nuevamente en una opción para los turistas.

Seguir leyendo

CN38 TV Online

APP CN38TV BAJATE

Facebook

Tendencias